El Orfanato y la inauguración

Anoche, como os había comentado, fui a hacer alfombra roja a la inauguración del Festival. Llegué medio tarde porque ya sé que siempre se cuelgan y empiezan más tarde. La invitación decía 20hrs, yo llegue al cuarto; la peli empezó hasta las 21.10hrs. El retraso se debió a Feli, porque no llegaba. Mientras tanto, como buen RP que soy, me dediqué a trabajar la sala, saludar a viejos amigos y conocer nueva gente. La verdad es que no podría ahora sí yo decir que estaba ahí la crema y nata porque no es cierto. El frente del teatro Morelos estaba a reventar. Principalmente los ocupantes eran invitados especiales y funcionarios del gobierno; la parte superior, que regularmente es público general, estaba vacía o casi vacía. Pasé casi media hora viendo de reojo el aforo del teatro y pensando si meterían al estado mayor presidencial a llenar los espacios al grito de ¡“pelotón”!.

Bueno, a eso de las 20.45hrs llegó Feli (¡está bien sotaco!) con su señora esposa, Lázaro, gober de Michoacán y su señora esposa; también estaban Alejandro Ramírez y Daniela Michel en la escena. Como os había previsto, estaban presentes también Stephen Fears, a quien reconocerán por su trabajo más reciente The Queen con Helen Mirren; Arthur Penn (Bonnie and Clyde - 1967) y Bertrand Tavernier que tiene hartas buenas obras.

La peli en sí, El Orfanato, no me gustó. Guillermo del Toro fue el productor y Juan Antonio Bayona, el director, nos mostró que sabe utilizar muy bien lo que tiene a su alcance para generar suspenso y drama, eso que ni que. Sin embargo, para ponerlo en mejores términos, el género de la peli no me vuelve loco. Dos escenas y únicamente dos me parecieron muy fuertes, muy buenas y hasta brinqué del asiento; las demás fueron para mí predecibles. Me divertí sobremanera con el hecho de que fuera una peli de terror/suspenso en la inauguración de un festival porque rompe con todo el protocolo supuesto de antemano. En mi fila, la sexta, el sonido estaba muy alto así que menos cuando susurraban yo estaba con los dedos en los oídos. Geraldine Chaplin con los mismos ojos de su papá; lo demás, es pan de todos los días.

Apenas salí decidí que debería ir a la fiesta a tomarme una chelita para relajarme y no sentir que me jalaban los pies en la noche. Entonces, allá fui, ¡a la carga! No, nada de eso, no limpié la barra ni la cava como el año pasado. Apenas un tequila y tres cervezas más tarde me encontraban bailando (cosa que en la edición anterior no pude hacer). Después de una vez más cumplir con mi naturaleza de RP, sellé la noche tempranito pa’ descansar y aprovechar el día de hoy cual cinéfilo refundido en la butaca…

1 comments:

V said...

Q rayos es sotaco?

Buena vibra Tlacaelel