Anónimos

Los hombres hacen su propia historia, pero no la hacen tal como les place; la hacen no en circunstancias que ellos mismo eligieron, sino en circunstancias que les fueron directamente transmitidas, dadas y heredadas del pasado” decía el afamado Marx.

Mientras pensaba y analizaba, en un taller organizado por la Conferencia Internacional Know How 2006 al que asistí el día de hoy, los pormenores y trucos de la inseguridad en Internet para los organismos no gubernamentales y los individuos, caí en la conclusión de algo que me resultó bastante obvio. Tenemos miedo de que nos conozcan por la red cuando estamos navegando por ella, es por esto que hay que poner tanto énfasis en las medidas para no ser “reconocido”. Pero, ¿por qué es que necesitamos tener un alter-ego en la red? ¿Por qué no podemos simplemente ser quienes somos y necesitamos ser anónimos?

En teoría es porque corremos peligros e inseguridades. Sin embargo, hay peligros e inseguridades en la vida diaria en todo el mundo. Cuando caminas por la calle o cuando entras a una tienda, siempre hay personas que te ven, siempre estas expuesto; ergo, somos reconocibles y corremos peligros. Pero no caminamos por las calles con mascaras y bolsas de papel para que no nos reconozcan, ¿o si? Entonces, ¿por qué tenemos que ocultar nuestra identidad del mundo en la red?

Es natural que nos conduzcamos con cierta discreción y que no gritemos a viento y marea quienes somos o lo que hacemos, sin embargo, resulta también evidente que no debemos caer en la paranoia y el terror, eso dejémoslo para aquellos pobres dominados por la falta de privacidad en pos de la nación, el Patriot Act.

3 comments:

Anonymous said...

No caminamos por las calles con bolsas de papel, pero sí con máscaras invisibles que utilizamos para protegernos no de los desconocidos, sino de quienes creen conocernos. Sin esta "protección" nos volvemos vulnerables. Y es que nos aterra la idea de que las personas se den cuenta que no somos tan perfectos como aparentamos.

Más que proteger nuestra identidad en la red, protegemos nuestra información. Pero las personas que se la pasan husmeando todo el día en otras computadoras, están lejos de conocer quiénes somos realmente.

Bueno, creo que me desvié un poco. El punto es que a nadie le gusta que su privacidad se vea invadida. Por ello, como dices, nos conducimos con cierta discreción por la vida, no para pasar desapercibidos, sino para no saltar a la vista de quienes no hacen otra cosa que entrometerse en la vida de los demás.

Ceci said...

Perdón, el comentario anterior es mío :)

Ceci said...

Perdón, el comentario anterior es mío :)